Fiestas en honor a Ntra. Sra. de los Remedios de Aljaraque

En Aljaraque se venían celebrando dos grandes fiestas patronales, una en invierno dedicada a San Sebastián y la otra en verano dedicada al Sagrado Corazón de Jesús.

Estas fiestas, celebradas desde tiempos muy remotos sufrieron una variación muy importante durante los años cincuenta del siglo XX, al incorporarse la nueva imagen de la patrona: La Virgen de los Remedios.

La Virgen de los remedios llegó al pueblo en agosto de 1951 y se celebraron en su honor unas fiestas en el mes de octubre  durante unos años, manteniéndose las fiestas de San Sebastián en enero y las del Corazón de Jesús en agosto, quedando de esta forma tres grandes fiestas patronales. Esto no duró demasiado porque las fiestas de San Sebastián desaparecieron como tal aunque seguía manteniéndose la procesión del Santo, y la Fiesta de agosto pasó a quedar como Fiesta principal dedicada a la patrona la Virgen de los Remedios, quedando también anuladas las de octubre.

En los años cincuenta también se unió a las fiestas de agosto la celebración de la Romería, concretamente el 12 de agosto de 1955, pero al año siguiente la Romería se celebró en primavera y así permanece en la actualidad.
La feria, como se conoce a las fiestas patronales de agosto, se celebran en un marco festivo popular con la participación de la totalidad de los vecinos y vecinas de Aljaraque, que disfrutan tanto de veladas nocturnas como de actividades lúdicas durante el día.

Toma especial importancia la figura de la Reina de las fiestas, coronada tras su elección el primer día de las mismas entre las jóvenes del pueblo, presidiendo todas las actividades programadas a lo largo de todo el año.
La Parte tradicionalmente religiosa se enfoca en la procesión de la patrona el día 15 de agosto, solemnidad de la Asunción de María, en la que es paseada por el pueblo la imagen de la Virgen de los Remedios, sacada por sus costaleros y acompañada por la banda de música municipal. Forma uno de los momentos más emotivos de las fiestas ofreciendo un espectáculo audiovisual que no puede quedar desapercibido.

También la afición al caballo, muy arraigada en Aljaraque, tiene su lugar en estas fiestas con dos actos principales y tradicionales, la carrera de cintas y el paseo de enganches y caballistas; al igual que el tradicional concurso de la Cucaña, que dejó de formar parte de las fiestas durante los años 90 y que se ha recuperado en el año 2007. En este mismo año se ha incorporado una nueva actividad, que se trata del “encendido del alumbrado”, en el que las Autoridades del municipio junto al resto de la ciudadanía contemplan dicho encendido en la portada principal del recinto ferial.